sábado, abril 15, 2006

Caperucita Roja (Versión tradicional)

Hace mucho tiempo, vivía una niña a la que todos llamaban Caperucita Roja. La llamaban así por que le gustaba mucho una caperuza de ese color que le había hecho su abuelita y se la ponía muy frecuentemente para ir a pasear.

Su mamá la llamó y le explico que la abuelita estaba enferma y que debía ir a visitarla y llevarle un pastel y una jarrita de miel, también le dijo que no fuera por el bosque por que había un lobo muy malo.

Caperucita no obedeció a su madre por que le gustaba ir por el bosque y además se entretuvo recogiendo un ramo de flores para la abuela, cuando le salió al paso un lobo. (Pero Caperucita no había visto nunca un lobo, asi que no sabía quien era). El lobo comenzó a hablar con Caperucita.


-Buenas tardes Caperucita ¿Dónde vas con esa cestita?
-Voy a casa de mi abuelita que está enferma y le llevo un pastel y una jarrita de miel.
-Muy bien, pero no vayas por ese camino que es muy largo vete por este otro que es un atajo.

El lobo engañó a caperucita que tomó un camino largo muy largo, mientras que el fué por el camino corto y llego primero a casa de la abuela y picó a la puerta-
-¿Quien es? (dijo la abuela) que pase quién sea, la puerta está abierta.
El lobo pasó y la anciana se asustó mucho pero tuvo tiempo de encerrarse en la despensa.
El lobo se disfrazó de abuela y se acostó. Entonces llegó Caperucita y picó a la puerta.
-¿Quien es? (dijo el lobo con voz áspera intentando imitar a la abuela) que pase quién sea, la puerta está abierta.
Caperucita pasó pero se asustó mucho al ver el aspecto de qien pensaba que era la abuela.
-Sientate querida niña (dijo el lobo) es que estoy un poco enferma.
Caperucita se sentó y con una voz asustada dijo:
-Abuelita, abuelita, ¡que ojos más grandes tienes!
-Son para verte mejor (dijo el lobo imitando la voz de la abuela) querida mia.
-Abuelita, abuelita ¡que orejas más grandes tienes!
-Es para oirte mejor preciosa mia.
-Abuelita, abuelita ¡que nariz más grande tienes!
-Es para olete mejor bonita.
-Abuelita abuelita ¡que manos tan grandes tienes!
-Son para acariciarte mejor
-Abuelita, abuelita ¡que boca más grande tienes!
-Es para comerte mejor .

Afortunadamente Caperucta hechó a correr y un leñador que escuchó el escandalo fué a la casa y ahuyentó al lobo que se marchó lejos muy lejos al monte.

Sacaron a la anciana de la despensa, que no podía salir por que se había atrancado la puerta. Y la abuelita se curó y caperucita fue muchas veces a visitarla, pero aprendió a escuchar a su madre y a obedecerla y no volvió por el bosque sin compañia de alguna persona mayor, por que comprendió que esos consejos se los daban por su bien.

Este cuento fue escrito por Charles Perrault , en la versión original el lobo se come a Caperucita y a la abuela. Posteriormente los hermanos Grim hacen que el leñador las rescate de la barriga del lobo. Nosotros damos un paso más hacia la credibilidad y encerramos a la abuela en la despensa, asustamos a Caperucita y ahuyentamos al lobo ( es que están en peligro de extinción no podemos matarlo).

-